En Zoetis.es y otras webs de Zoetis utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos, así como para facilitar tu navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su instalación. Para más información ver nuestra política cookies.

España

Recuerda proteger a tu caballo frente a la Fiebre del Nilo Occidental

En 2014 se produjeron ocho focos de esta enfermedad en España

Con la llegada del calor, también lo hacen los mosquitos, que pueden traer consigo importantes enfermedades al actuar como vectores; este es el caso de la Fiebre del Nilo Occidental (FNO) que puede afectar a los caballos.

También denominada encefalitis del Oeste del Nilo, se trata de una enfermedad infecciosa no contagiosa causada por el virus de West Nile (WNV) y de declaración obligatoria a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Desde el año 2010 en España se han presentado focos de esta enfermedad en caballos. En concreto, el año pasado se produjeron ocho nuevos focos, uno en Castilla La Mancha y siete en Andalucía. Lo que muestra que el WNV está en circulación en la población de aves de Europa y las especies de mosquito transmisor (género Culex) están ampliamente distribuidos por todo el continente europeo.

La FNO afecta en primer lugar a aves, que actúan como principal reservorio de la enfermedad y son claves en la diseminación del virus entre países, aunque también puede afectar a mamíferos, pudiendo causar enfermedad tanto en caballos como en personas.

La transmisión se realiza a través de la picadura de un mosquito. Es importante destacar que en ningún momento los équidos infectados por el virus del Nilo Occidental pueden transmitir la enfermedad a otro équido o al hombre, y los mosquitos no se infectan al picar a los caballos.

En caballos el virus afecta principalmente al cerebro y sistema nervioso periférico, por lo que los síntomas que se suelen presentar van desde cambios de conducta, contracturas musculares, caídas o movimientos circulares, hasta convulsiones e incapacidad para permanecer de pie.

No existen tratamientos específicos para la FNO. Por ello, la lucha para combatir esta enfermedad se basa en la prevención a través de la vacunación, además del uso de repelentes y/o desinfectantes.

Consulta a tu veterinario sobre la vacuna inactivada para la prevención de la FNO.

Descargarte la guía “La prevención frente a la fiebre del Nilo Occidental”.