En Zoetis.es y otras webs de Zoetis utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos, así como para facilitar tu navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su instalación. Para más información ver nuestra política cookies.

España

Administraciones públicas y sector debaten la situación de la tuberculosis en el vacuno extensivo en Extremadura

España es uno de los países europeos con mayor prevalencia y Extremadura supera en casi 10 puntos a la media nacional.

  • La enfermedad supone restricciones importantes a la sostenibilidad de la producción y su control ofrece incuestionables beneficios a la sociedad, por tratarse de una zoonosis.
  • La prevalencia en rebaños de tuberculosis bovina en Extremadura, solo superada por Andalucía, ha subido durante 4 años consecutivos hasta alcanzar en 2015 un 12,23%, multiplicando por 2,6 la del año 2014 y estando casi 10 puntos por encima de la media nacional.
  • Las exportaciones españolas de vacuno de carne (166.000 toneladas de carne y 171.000 cabezas) podrían verse comprometidas de no ser capaces de reconducir la situación actual.
  • Si no se alcanzan los objetivos que marca la UE para la reducción de la prevalencia de la enfermedad en nuestro país se pondrá en riesgo la cofinanciación de los programas de erradicación a partir de 2018.

Desde su posición de cercanía, colaboración y aportación de soluciones al sector y ante la actual situación de esta zoonosis, que supone un gran condicionante para la producción y sanidad del sector de vacuno extensivo en nuestro país, afectando tanto a productores, como a veterinarios y administraciones públicas, Zoetis, empresa líder en salud animal, ha celebrado hoy en Mérida, con la Junta de Extremadura, la Jornada “Tuberculosis en ganado bovino: situación, perspectivas e impacto de las especies cinegéticas”, con el objetivo de acercar posturas y buscar soluciones eficaces para controlar el avance de la tuberculosis en la región.

La reunión ha sido inaugurada por Begoña García, consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, quien ha reiterado el compromiso de la administración regional en la lucha contra la tuberculosis bovina, “que se ha apoyado -ha dicho- en un constante diálogo con el sector ganadero a través de la Mesa de la Tuberculosis”, y lo más importante, según la consejera, “que ha incrementado notablemente los presupuestos destinados a los programas sanitarios e indemnizaciones, ayudas a la repoblación de explotaciones con vacío sanitario y ayudas a la creación de cebaderos comunitarios, primando las explotaciones afectadas”. Debido a estas medidas, según ha anunciado la consejera, las cifras de prevalencia de la enfermedad están mejorando de forma notable “aunque aún queda mucho trabajo por hacer”.

A pesar de ello, la consejera ha añadido que entiende “la preocupación ante un problema tan serio” de los ganaderos cuyas cabañas están afectadas por la enfermedad. “Luchamos frente a la tuberculosis bovina, pero también debemos hacer frente a la desinformación, a la comprensible urgencia de los ganaderos por encontrar soluciones, e incluso a intereses de sectores con una visión muy parcial del problema”, ha concluido.

A continuación, expertos en la materia, tanto de las administraciones públicas, como de la universidad, y representantes de los ganaderos, han ofrecido a los cerca de los cerca de 350 asistentes, información científica y útil acerca de la actual problemática sobre esta enfermedad en Extremadura.

Una prevalencia in crescendo desde 2014

José Luis Saéz, de la Subdirección General de Sanidad de la Producción Primaria del Ministerio de Agricultura, ha ofrecido una visión de la prevalencia de la enfermedad en Europa, un mapeado en el que destacan como zonas calientes la zona Sur de España (con un incremento sostenido de los casos detectados desde 2014), Reino Unido y parte de Irlanda; siendo España, Irlanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Austria los únicos países de la UE que tienen en la actualidad programas de erradicación de tuberculosis aprobados y cofinanciados por la Unión Europea en 2016 con una partida de 62.756.000 €.

En España se han establecido como zonas de alta prevalencia Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, La Rioja, Madrid y Valencia, para las que se ha marcado el objetivo de reducción de la presencia de la enfermedad hasta situar la misma por debajo del 2% en 2020, del 1% en 2025, e inferior al 0,1% en 2030.

Como conclusiones principales el ponente ha señalado la necesidad de un compromiso de todo el sector, a todos los niveles, para el cumplimiento estricto del Plan Nacional de Erradicación de la tuberculosis, “porque si no cumplimos los objetivos -ha dicho-, comprometeremos la cofinanciación de la Unión Europea a partir de 2018”.

Ha incidido además en que una de las mayores barreras para comprender y diagnosticar la infección es que el cultivo de estas bacterias de crecimiento lento es dificultoso y con frecuencia impracticable. Además, otra limitación específica es que la descontaminación química que hay que usar para inhibir el crecimiento de otras bacterias competitivas reduce la viabilidad de las micobacterias presentes en las muestras.

En representación de los productores de vacuno de carne, Matilde Moro, técnico de la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac) ha reclamado coordinación a las administraciones públicas, mostrando la preocupación existente por la puesta en duda de la fiabilidad de las pruebas de diagnóstico y la falta de transparencia y descoordinación en los mensajes. “Esto ha hecho – explica- que productores y veterinarios se cuestionen el programa de lucha”. También ha incidido en la ausencia de medidas de bioseguridad en las explotaciones de vacuno de carne y en las pérdidas económicas que la enfermedad acarrea para los ganaderos.

Desde Asoprovac reclaman a las administraciones públicas que se publiquen los resultados de los programas y de las inspecciones, que se instaure una línea de ayudas para implementar medidas de bioseguridad en las granjas, y que se incentive a los ganaderos que están trabajando para erradicar la tuberculosis.

En cuanto a los ganaderos Matilde Moro les ha invitado a reflexionar sobre si hacen cuarentenas al introducir nuevos animales, si tienen pediluvios o vallan los charcos, o si rechazan camiones por falta de limpieza.

 

La representante de los productores finalizó su intervención con un aviso a la audiencia: “El consumo aparente en España ha disminuido un diez por ciento en los últimos 30 años y exportamos cerca de 166.000 toneladas de carne y 171.000 cabezas; cuidado por tanto con las barreras comerciales de índole sanitario”, en alusión a que los principales destinos para el vacuno español (Libia, Marruecos y Hong Kong) marcan como requisito que la cabaña de origen este “libre de enfermedades de declaración obligatoria”, haciendo mención concreta en algunos casos a la tuberculosis.

Por su parte Juan Antonio Latorre, responsable de Marketing de Rumiantes en Zoetis, ha mostrado el interés de la compañía en generar soluciones y seguir apoyando, como hasta ahora, a los productores de vacuno extensivo que son claves -ha asegurado- para el futuro de la comunidad autónoma extremeña. “La identificación de áreas de mejora sanitaria -ha concluido- y la formación al veterinario y ganadero en temas relacionados con las principales patologías para posibilitar su control, son algunos de nuestros principales objetivos”.

Han intervenido además, Lucas Domínguez, director del Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet) de la Universidad Complutense Madrid; Javier Hermoso de Mendoza, de la Universidad de Extremadura; Alberto Chaves, de la Subdirección General de Seguridad Alimentaria; Inmaculada Montero, jefa de Servicio de Recursos Cinegéticos y Piscícolas de la Junta de Extremadura; y Cristina Sanz, jefa de Servicio de Sanidad Animal de la Junta de Extremadura; clausurando la jornada Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria del Magrama.