España

Metritis

La metritis es una inflamación del útero normalmente debido a una infección microbiana que se produce durante los 21 días (normalmente 10) posteriores al parto. Se observa casi siempre después de un parto anormal o una retención placentaria.Puede presentarse desde una infección subclínica a una enfermedad manifiesta, con fiebre y reducción de la producción láctea.

La metritis también hace que la vaca sea más susceptible a desarrollar una cetosis, un desplazamiento del abomaso y otros problemas posparto. Puede además provocar trastornos de la fertilidad (temporales o permanentes) e incluso, aunque sólo a veces, la muerte.

Mostrar todo
  • La metritis suele estar asociada con una contaminación del útero por la bacteria Arcanobacterium pyogenes, ya sea sola o junto con otros microorganismos patógenos: Fusobacterium necrophorum, Bacteroides spp. y Escherichia coli.

    Justo después del parto, el útero ofrece un entorno ideal para la multiplicación de las bacterias. Durante la primera semana posparto, la contaminación bacteriana llega a afectar hasta al 90% de las vacas.

    • Las defensas inmunitarias de la vaca en fase de posparto pueden verse desbordadas por las necesidades del animal y aumentar así las posibilidades de desarrollar una metritis favorecida por parto de gemelos, ternero muerto, parto difícil, asistencia incorrecta al parto, fiebre vitularia.
    • Una alimentación inadecuada puede interferir con la involución uterina que se produce tras el parto. Una involución rápida es fundamental para expulsar de forma natural el líquido amniótico, las membranas fetales y las bacterias presentes en el tracto reproductor.

  • La presencia de secreción uterina durante las dos semanas que siguen al parto es un signo normal de involución y evacuación que indican que todo está ocurriendo como debería. Pero si esta secreción vaginal es de un olor pútrido y se acompaña de fiebre, casi siempre es consecuencia de una metritis.

    Otros síntomas son: pérdida de apetito, deshidratación, letargo y disminución de la producción láctea.

  • Se puede establecer el diagnóstico a partir de la sintomatología clínica y la epidemiología

  • Se debe plantear un tratamiento local y/o sistémico, a base de:

    • Antibióticos de amplio espectro.
    • Antisépticos químicos.
    • Prostaglandinas.

  • La prevención y la intervención precoz son estrategias clave para limitar el impacto económico de la metritis. Es importante a aplicar las siguientes prácticas en la gestión de la explotación para reducir la incidencia de la metritis:

    • Buena alimentación.
    • Salas de parto limpias y secas.
    • Higiene adecuada en la asistencia a los partos difíciles.

  • La metritis ejerce un efecto importante sobre la productividad de la vaca y su rentabilidad, dado que esta enfermedad puede provocar:

    • Pérdidas de ingresos asociadas a la producción láctea.
      • En un momento en que el consumo de materia seca es fundamental para satisfacer las demandas de la lactación, las vacas enfermas están aletargadas y dejan de comer con lo que desciende su producción.
    • Mayor intervalo de parto-fecundación, porque las tasas de concepción y de detección de celo son menores.
    • Mayores costes de inseminación al tener que repetir las inseminaciones artificiales.
    • Mayor frecuencia de sacrificios, lo que aumenta los costes de sustitución.
    • Mayores costes veterinarios.