En Zoetis.es y otras webs de Zoetis utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos anónimos, así como para facilitar tu navegación. Si continuas navegando entendemos que aceptas su instalación. Para más información ver nuestra política cookies.

España

Confirmar una sospecha

Los síntomas son muy a menudo inespecíficos (depresión, anorexia, vómitos).
Se debe sospechar de leptospirosis ante cualquier insuficiencia renal o hepática.
En la actualidad, la prueba de diagnóstico estándar es la serología.


Hay dos métodos disponibles actualmente comúnmente en el laboratorio: MAT y PCR.


Ya está disponible un nuevo método rápido para la detección directamente en la clínica. La elección de la técnica y la muestra dependerá del momento de la infección.

 

Mostrar todo
  • Este método indirecto es el método estándar para el diagnóstico de la leptospirosis canina. Consiste en llevar el suero del individuo sospechoso a una dilución dada con cepas vivas de diferentes serovares de Leptospira. La presencia de anticuerpos aglutinantes se puede determinar por la aglutinación de las leptospiras. Los resultados de la prueba, dados en la forma de un título, representan la dilución máxima del suero que todavía permite aglutinar el 50% de las Leptospiras presentes en la dilución.

    A la hora de su interpretación, hay que tener en cuenta que:

    • Si es un animal no vacunado y con signos compatibles con leptospirosis, se considera que la prueba es positiva si el Título es > 1/800.
    • Al comienzo de la infección, los anticuerpos no están aún presentes: por tanto, se recomienda hacer una cinética de evolución de los títulos  (D0 - D +15).
    • Considerar el estado de vacunación del perro: los anticuerpos post-vacunales son altos durante 1-3 meses después de la vacunación para los serovares incluidos en  la vacuna.
    • Tener en cuenta las reacciones cruzadas entre serovares: cuando es positiva para varios serotipos, se debe considerar el serogrupo con el título más alto como agente etiológico.
    • Esta técnica directa puede detectar el ADN de leptospira en la sangre y en la orina.
    • La PCR consiste en la amplificación de una secuencia de ADN diana utilizando marcadores específicos.
    • Esta técnica es uno de los métodos directos más sensibles, pero el resultado puede variar de un laboratorio a otro.
    • Una de las ventajas de este método es que permite un diagnóstico precoz, que puede ser positivo, mientras que la serología es todavía negativa.